Las legumbres: imprescindibles para erradicar el hambre infantil

Ya superamos el mes de marzo y como bien dicen “Marzo en lluvias, buen año de alubias

¿Hay algo más rico, más delicioso y más barato que las legumbres?

No solo son deliciosas sino que son necesarias para tener una buena base nutricional. Comemos legumbres desde el Neolítico. La prosperidad de la Mesopotamia se basó en su comercio. ¡Incluso los Faraones Egipcios veneraban las lentejas y las enterraban con sus joyas!

¿Sabías que son imprescindibles para erradicar el hambre en el mundo, consolidar hábitos alimentarios saludables y proteger el medio ambiente? Ahora te lo explicamos…

Fotografía cedida por la Asociación Fabretto de Nicaragua. Presenta un plato típico que comen los niños y las niñas dentro de los comedores escolares.

Un estudio de la F.A.O afirma que las legumbres son el súper alimento del futuro porque:

  • Aportan gran cantidad de proteínas y éstas son de mejor calidad si se combinan con cereales (arroz, trigo, maíz, etc.) en las comidas. Son fuentes de minerales importantes como el Hierro y el Calcio pero de menor asimilación que el que proviene de carnes o lácteos. Contienen vitaminas del complejo B. Aportan fibra, que reduce el nivel de colesterol y tiene efectos preventivos en enfermedades como obesidad, diabetes, estreñimiento y cáncer de colon.  
  • Refuerzan el sistema inmunitario y mejoran el sistema nervioso.
  • Ayudan al cambio climático: necesitan menos agua que otros cultivos y mejoran la absorción de carbono de los suelos. Fijan biológicamente el nitrógeno, por lo que cultivarlas reduce el efecto invernadero. En rotación mejoran el rendimiento de otros cultivos.
  • Desperdicio Cero: Sus residuos se pueden usar como forraje.
  • Contribuyen a la Seguridad Alimentaria ya que cerca del 90% de las legumbres las producen agricultores familiares. La mayoría practica la agricultura de subsistencia.

¿Sabías que también se pueden germinar? Consumirlas de esta manera aporta al organismo vitaminas del complejo B y vitamina C. Contienen agua y sus proteínas son de mejor asimilación.

Principales Legumbres:

Alfalfa, Soja, Arveja, Judías frújol, poroto, judía, alubia, habichuela, garbanzos, habas, lentejas, ejote júdia verde, chaucha, vainita, poroto verde, altramuz lupino, cachahuete o maní.
 

 Los niños de Comparte consumen legumbres, ¿Y los tuyos?

Emiliana Luciano
Nutricionista colaboradora de Comparte

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Legumbres. Semillas nutritivas para un futuro sostenible. Disponible en: www.fao.org/publications

 

 

La importancia del desayuno en la infancia

Cuando era chica me gustaba ayudar a mi abuela en la cocina, especialmente en el momento en que me dejaba preparar los platos dulces y los postres. Yo cortaba los plátanos, las naranjas, las manzanas, las fresas y los kiwis en una tabla para la Ensalada de Fruta, decoraba una torta con duraznos y crema Chantilly, me dejaba revolver la crema pastelera hasta que empezaba a espesar y la cocina se llenaba de un aroma a vainilla mientras mi abuela hacía un caramelo con manzanas con los que terminaríamos de decorar la crema.

El hecho de ayudar a cocinar me permitía comer siempre la fruta que me gustaba, hasta las más exóticas para mí: Kiwi, Fresa, Ciruelas, Sandía y Piña. Ahora, todo este conocimiento, lo aplico en mi trabajo con los niños y niñas.

Lo que los niños a esa edad no saben es que las frutas ayudan a la función neuronal gracias a sus azúcares, poseen algunos minerales como el calcio y el potasio que ayudan a funcionar a músculos y huesos, las vitaminas ayudan a todas las funciones del cuerpo y al buen funcionamiento del corazón. Aportan fibra que ayuda al correcto tránsito intestinal y el agua que contienen mejora la hidratación del organismo. Así un niño que come dos o tres frutas por día podrá aprender en el colegio, jugar al aire libre y hacer deporte, podrá crecer sano y fuerte con un corazón valiente.

En América Latina desayunar es muy importante y según en qué país nos encontremos lo haremos de diferentes formas, con distintos alimentos, preparaciones, sabores y aromas. Si empezamos el día bien temprano, un niño de Honduras se está preparando para ir al colegio y está desayunando frijoles, huevo estrellado, plátanos, mantequilla, queso y algún licuado.  En Nicaragua, los niños pueden desayunar preparaciones muy características como  Gallo pinto (arroz con frijol), tortilla, queso, crema dulce, acompañado de un vaso de leche. En una casa de familia en Ecuador, allí los niños estarían desayunando plátano verde (tanto en patacones, empanadas, corviche, bollos o bolones), yuca (en tortillas, pan de yuca, muchines,  o yuca frita); choclo (torrejas de choclo, humitas); maíz (tamales y hayacas) y pescado preparado en diferentes formas.

Por otra parte, viajando más al sur, un niño de Argentina o Chile, a la misma hora,  estaría desayunando facturas, pan con mantequilla, mermelada de fruta, queso, yogur con cereal, un vaso de leche con chocolate o un vaso de zumo de fruta. En estas comidas se combinan cereales y legumbres de diferentes tipos que confieren a la preparación mucha energía y proteínas de origen vegetal además de vitaminas, minerales y fibra. Los lácteos como el queso y la leche, así como también el huevo confieren a los niños proteínas animales más  completas. El consumo de pescado aporta grasas saludables para el organismo. Las frutas y las preparaciones que podemos hacer con ellas nos aportan importantes vitaminas, minerales y fibra.

Estos alimentos a primera hora de la mañana tienen ventajas en el estado nutricional de los niños, en el desarrollo físico e intelectual con más productividad en el ámbito escolar, conjuntamente con una alimentación variada y saludable en el resto de las comidas (almuerzo, merienda y cena).

Además, promueve un momento de reunión familiar al comienzo del día y es una forma de educar sobre los hábitos alimentarios de los niños. La práctica del desayuno puede incluir toda clase de alimentos nutritivos que constituyen la cultura alimentaria de una población, marca las costumbres y se pueden seleccionar los que le parecen propios a esta hora de la mañana.

Emiliana Luciano
Nutricionista colaboradora de Comparte

ÉCHANOS UNA MANO

Este año la fiesta solidaria UN COP DE MÀ, destinará parte de sus ingresos a uno de los proyectos de la Fundación Comparte en América Latina.

La Séptima Edición de la fiesta solidaria, UN COP DE MÀ (ECHAR UNA MANO), será el próximo domingo, 10 de abril, a las 12.00 horas, en el Parque de Atracciones del Tibidabo-Barcelona.

Esta fiesta, que ya se celebra anualmente desde hace siete años, quiere sensibilizar y concienciar al mundo y especialmente con la involucración de los niños y familias, que existe otra realidad que afecta a millones de niños alrededor del planeta y que juntos, podemos darles un pequeño empujoncito para provocar un mejora en su calidad de vida.

Cada año se suman más participantes a este gran evento que ya en la Edición 2015, atrajo a 5.300 personas. Se espera superar de nuevo todas las expectativas gracias a tantas personas, entidades y celebridades que colaboran con esta iniciativa.

Será una jornada ideal, con grandes sorpresas para niños y familias y para los más aficionados, tendremos a Andrés Iniesta, como padrino.

Los fondos recaudados por el evento irán destinados a diferentes proyectos sociales, entre ellos a una de nuestras prioridades en América Latina, el “Centro de Salud Infantil de San Isidro del Pacayal”. Esta Unidad Comunitaria de Salud, es un pequeño centro, coordinado por voluntarios de la comunidad, que brinda asistencia primaria a la población infantil y a sus madres, en el municipio de San Nicolás (norte de Honduras), en un área montañosa alejada, con 83% de pobreza y sin servicios médicos de salud.

El objetivo que persigue este proyecto, es ofrecer un servicio permanente de atención materno-infantil que permita realizar controles a madres gestantes, y bebés, campañas de vacunación y registro familiar, tratar casos de malnutrición materno-infantil, derivación garantizada de los casos graves al hospital de Santa Bárbara, campañas de salud sexual y reproductiva.

Así mismo, prestar servicios de emergencia de salud a la población en general, mientras se traslada a un centro de salud de atención general y especializada.

El objetivo poblacional de este proyecto es; madres con escasa educación, que no reciben cuidados prenatales ni conocen los cuidados básicos de la salud, por lo que corren riesgo de vida y malnutrición de ellas y sus bebes, niños que padecen desnutrición crónica y  niños menores de 5 años en riesgo de muerte, debido a la falta de cobertura de inmunización, saneamiento, lactancia materna y control de enfermedades.

Para empezar con la edificación y puesta en funcionamiento  de  este centro, que está siendo gestionado a nivel local por nuestra contraparte en Honduras, el Centro Cultural  Hibueras, hemos contado con la ayuda de la Fundación Nuria García, la municipalidad de San Nicolás y la ONG CEPUDO.

Con sus aportaciones será posible cubrir parte de los gastos de la compra de materiales de construcción, mano de obra especializada, transporte de los materiales desde la zona urbana hacia la montaña. Además, se destinará una pequeña partida para capacitación de “seis guardianes de salud” por parte de un enfermero profesional, de tal manera que puedan brindar atención preventiva y curativa especialmente para niños y madres (población más vulnerable). Por último será necesario dotar al centro de material médico básico.

Esperamos que con los fondos recaudados se puedan cubrir los gastos pendientes para poner en marcha y hacer realidad este proyecto tan necesario para poblaciones vulnerables. No podemos permitir que pierdan su derecho a los cuidados esenciales de la salud.

Aprovechamos para agradecer profundamente a la Fundación Real Dreams, por permitirnos participar de este evento.

FUNDACIÓN MUTUA MADRILEÑA Y FUNDACIÓN COMPARTE SE UNEN PARA GARANTIZAR EL DERECHO A LA SALUD

El proyecto “Habilitación de sala y servicio de pediatría y atención materno-infantil en centro médico Arada (Santa Bárbara, Honduras)”  presentado por la Fundación Comparte, ha sido seleccionado por la Fundación Mutua Madrileña, en la IV Convocatoria de Ayudas a la Acción Social 2016.

Mutua Madrileña, Comparte y la Ong Hibueras, se alían así con el objetivo de garantizar el cumplimiento progresivo del derecho a la salud, especialmente la de niños y madres, como condición necesaria para mejorar la calidad de vida de poblaciones en extrema pobreza y en condiciones precarias de acceso a la salud.

En  Honduras, país centroamericano empobrecido y con los niveles más altos de delincuencia y pobreza de toda la región, la desigualdad en el cumplimiento de los derechos humanos como la salud, la alimentación, la educación y la vida misma, son problemas que enfrentan en mayor medida mujeres y niñas de pequeñas poblaciones alejadas de centros urbanos.

Los servicios público-sanitarios; hospitales, médicos y medicamentos son muy limitados. En el caso de Santa Bárbara, el hospital más cercano no ofrece una atención completa en salud materno-infantil, ni sexual y reproductiva, por lo que el proceso del parto representa un alto riesgo para la salud y la vida de la mujer y del niño.

La mayoría de estas jóvenes madres no tiene una educación suficiente, ni conocimiento sobre los aspectos nutricionales básicos para ellas o sus hijos, muchas presentan estados de desnutrición, bajo peso y no realizan planificación familiar. Además, al no recibir cuidado prenatal adecuado y una buena alimentación, tienen alto riesgo de dar a luz niños, que durante los primeros 5 años de vida, padecerán afecciones sanitarias. Por otro lado, los neonatos y niños de 1 a 14 años están privados de las atenciones médico-sanitarias y nutricionales, que los niños que nacen en los centros más poblados sí tienen, debido a la existencia de hospitales.

Prueba de ello es que los niños que estudian la educación primaria en estas poblaciones, padecen de forma crónica enfermedades relacionadas con la desnutrición. Requieren de atención médica general y medicamentos básicos, que ayuden a controlar su estado de salud y que logren tener un buen rendimiento en la escuela.

Muchos estudios confirman que la reducción de la mortalidad de niños menores de 5 años se debe al aumento de la cobertura de inmunización, saneamiento, lactancia materna y control de enfermedades.

Gracias a la dotación económica de la Fundación Mutua Madrileña, podrá ser habilitada, acondicionada y equipada, la sala de pediatría y de atención materno-infantil del Centro Médico de Arada y se creará un plan de atención pediátrica y materno-infantil, con la población de la aldea rural de Arada y sus aldeas periféricas.

Para ello, se realizaran pequeñas obras de acondicionamiento, pintura y saneamiento de las nuevas salas de pediatría y atención materno-infantil, se llevará a cabo la compra e instalación de equipos, mobiliario y materiales necesarios y se habilitará el servicio de pediatría y atención materno-infantil. Adicionalmente,  se pondrá en marcha el servicio de estimulación temprana,  hasta ahora inexistente, e identificado por los sanitarios y los técnicos de salud, como muy necesario, ya que a través de esta atención se  promoverá el autocuidado y se lograrán reducir los niveles de incidencia de enfermedades crónicas y desnutrición en niños, mujeres y madres. Los nuevos espacios permitirán que se realicen formaciones grupales, sesiones de atención personalizada y actividades colectivas de sensibilización en materia de salud.

El impulso de  la  F. Mutua Madrileña, para arrancar con este proyecto, es tan necesario como lo será la continuidad del mismo. Con este fin, la Fundación Comparte y la Ong Hibueras, en el terreno, se comprometen a partir de la puesta en marcha del centro, a negociar con las autoridades sanitarias para mantener e incrementar el servicio constituido, ya que el derecho al acceso a la salud, debe ser progresivo y nunca regresivo.

Estamos profundamente agradecidos con la Fundación Mutua Madrileña por el apoyo en este gran proyecto. Deseamos que éste, sea el inicio de una fructuosa relación.

El centro “Mama Margarita”, cambiará el destino de los niños de Madriz-Nicaragua.

Abre sus puertas, el centro educativo materno infantil “Mamá Margarita” para el apoyo a mujeres embarazadas y madres con hijos de primera infancia en Madriz, Nicaragua. Una iniciativa para la promoción del autocuidado de la salud materna, la estimulación temprana para niños de primera infancia y la prevención de la desnutrición infantil.

El inicio del proyecto se remonta al año 2014, en el que la Fundación Comparte debido a las necesidades de la población, asume el reto de apoyar este proyecto de su contraparte local en Nicaragua, la Fundación Fabretto.
En las zonas rurales, el 30 % de las embarazadas en Nicaragua son adolescentes, de cada cuatro embarazos registrados, uno corresponde a una menor de 19 años, siendo las principales causas: la pobreza, la falta de oportunidades y una educación de baja calidad. El estado nutricional de los niños, según datos oficiales, muestra que la desnutrición crónica, aumenta en 16,5 puntos porcentuales en el grupo de niños mayores de 24 meses con relación a los menores de 6 meses, confirmando que en este período de la vida del niño si no se aplican medidas especiales los niños padecerán desnutrición crónica, afectando a su desarrollo físico e intelectual de por vida.
La mortalidad infantil y prevalencia de la desnutrición en menores de 5 años, se deterioran aún más en aquellas familias que viven en el área rural en donde el nivel de extrema pobreza es del 30%. La desnutrición (retardo en el crecimiento) alcanza hasta un 36% en niños de familias en situación de extrema pobreza, tanto en zonas urbanas como rurales. Asimismo, la mortalidad infantil es más alta en el área rural en comparación con la zona urbana (51.1%-40% respectivamente).

La Fundación Comparte, dada la envergadura del proyecto y el compromiso asumido, inicia una búsqueda de financiación que tiene como resultado la colaboración e implicación de la Fundación Nuria García. La construcción de este centro finalmente, así como las necesidades de formadores y planificación de acciones, ha sido posible, gracias al apoyo de la Fundación y TFWA Care.

La sostenibilidad de las acciones se logrará a través de la generación de capacidad local en Madriz (edificios, medios, equipos y personal), que permita seguir ofreciendo el servicio de atención a mujeres y madres embarazas, fomentando poco a poco una cultura del autocuidado sanitario mediante la educación informal, donde las madres tendrán la oportunidad de apropiarse y compartir nuevos conocimientos y experiencias que mejoren la calidad de vida de sus familia y la comunidad en temas relacionados a salud, nutrición y educación temprana.

El objetivo de la Fundación Comparte, apoyando este proyecto es asegurar el acceso sin restricciones a servicios de atención sanitaria para mejorar la salud materna y reducir la mortalidad infantil en las zonas rurales de Nicaragua. (Objetivos 4 y 5 de los objetivos de desarrollo del milenio). Se beneficiaran las madres embarazadas y niños de primera infancia, a través del fomento del autocuidado de la salud y la estimulación temprana, se realizarán controles sanitarios a las madres desde el embarazo, se mejorará el estado nutricional de niños y niñas de 0 – 6 años a través de un programa alimentario y nutricional para asegurar su desarrollo físico y cognitivo. Actualmente son beneficiarias 60 madres y 105 niños y niñas.

Artículo original y foto en https://www.fabretto.org/es/detalle-noticia/607/este-lugar-cambiara-su-destino/

Noticias del Jardín y Sala Cuna “Frente al Mar”

Hace unos días en el Jardín y Sala Cuna “Frente al Mar” se realizó el tratamiento dental para los niños y niñas del jardín, aplicado por los funcionarios de Cesfam Carlos Pinto de Coronel. También celebraron una fecha muy importante, en la cual las protagonistas fueron las madres, abuelas y tías, en la que los niños y niñas prepararon un movido baile y poesías para el Día de la Madre.

La Fundación Cepas ha recibido una gran noticia que beneficiará al Jardín infantil y Sala Cuna “Frente al Mar”, ya que los funcionarios de la Armada de Chile, realizarán mejoras en la infraestructura del jardín; que actualmente cuenta con un solo nivel de sala cuna, con capacidad para 20 lactantes y un nivel medio heterogéneo, con capacidad para 32 niños y niñas, además de una biblioteca comunitaria. Este gran aporte será de mucha ayuda para nuestras niñas, niños y familias.

Fabretto con el deporte

La semana pasada, estudiantes y maestros de Fabretto participaron en un programa de intercambio que promueve buenos hábitos, valores y el bienestar a través del deporte. Esta iniciativa es el resultado de la alianza formada por la Fundación Cal Ripken, el Consejo Nacional 4-H, y el Departamento de Deporte de la embajada de Estados Unidos en Nicaragua.

Del 19 al 24 abril, La Fundación Ripken impartió algunos talleres sobre Quickball a jóvenes y maestros de Managua, Somoto, Las Sabanas y Cusmapa. Las sesiones también incluyeron charlas sobre salud y hábitos saludables para los niños y jóvenes. Además, los maestros recibieron formación para replicar estas actividades en sus clases.

El programa contará con un segundo intercambio en el mes de agosto donde un grupo seleccionado de estudiantes y maestros, viajarán a Estados Unidos para participar en un encuentro de 5 días, allí asistirán a un programa del Club 4H y viajaran a Aberdeen, para vivir la experiencia de un campamento de béisbol que organiza la Fundación Ripken anualmente durante el verano.

Si quieres más información visita la web de Fabretto pinchando aquí