El Centro Cultural Hibueras organiza la IV Feria de Intercambio de semilla MERSOL y planea la creación de “eco-barrios” para los campesinos de Santa Bárbara en Honduras.

Desde hace veintiocho años el Centro Cultural Hibueras en Honduras, viene construyendo las bases para un mundo de Paz con Desarrollo Social Solidario. Esto estuvo patente gracias a la “Fiesta de la Semilla”, donde el CCH regaló semillas a las familias más necesitadas.

Este año la IV Feria de Intercambio de Semillas inicia una ruta nueva, dar vida al MERSOL: Los Mercados Solidarios, la casa común bajo el sol de la Economía Social Solidaria en Honduras: MERSOL es una palabra mágica que significa la vuelta a los “Mercados Solidarios” de sus ancestros, a los mercados de los encuentros, de compartir y del trueque.

También el Centro Cultural Hibueras anunció la creación de la primera Eco-aldea y dos Eco-barrios con sus casas “huerto”. Donde sus habitantes producirán a través de una economía inclusiva y respetuosa con la Madre Tierra, llena de vida y contraria a la economía extractiva y destructora, egoísta y excluyente.

Bajo esa inspiración nació el Centro Cultural Hibueras en 1989 para acompañar con alegría el camino de la gente de bien, del bien común y que pese a ser niños, campesinos, pobres o marginados, apuestan con nosotros para educarse, hacer una sociedad donde quepan todos.

Espartac Perán con el equipo de Comparte

Estuvimos con Espartac Perán presentador del espacio DIVENDRES en TV3, para informarle sobre las difíciles condiciones de vida que tienen los niños en Honduras. Espartac apoya nuestra campaña para apadrinar a los niños del Centro Cultural Hibueras.

Honduras es uno de los países más violentos en el mundo; muchas desapariciones y ejecuciones extrajudiciales de niños son reportadas. 2 niños cada día mueren por causas violentas. Estos actos son cometidos por la policía, pandillas o antimaras. Honduras tiene dentro de las 10 ciudades más violentas del mundo a sus dos principales ciudades. En segundo puesto se encuentra San Pedro Sula.

1 millón de niños no van a la escuela de un total de 2,6 millones de niños. Muchos niños no van a la escuela por la inseguridad y la violencia, sobre todo las niñas. 2.500 niños anualmente sufren agresiones sexuales.

La pobreza hace que 350.000 niños tengan que trabajar para apoyar a sus familias, muchos en tareas agrícolas, corte de café, abastecimiento de agua, minería a cielo abierto. La desnutrición alcanza el 30% de los menores de 5 años.

Los niños más pobres y más marginados se acogen a la violencia como un medio de supervivencia. Ellos son vistos como parásitos. Algunos niños se unen a las “maras” que son pandillas que esparcen el terror y quienes actúan como su familia. Si deciden dejar el grupo son perseguidos, sufren palizas e incluso son asesinados.

La violencia y la pobreza hacen que muchos niños vean como única solución huir, primero a las grandes ciudades y en segundo paso a Estados Unidos. En lo que va del año 2016 más de 13.000 niños hondureños han emigrado para intentar llegar a Estados Unidos. Durante el viaje corren el peligro de sufrir violaciones, robos y secuestros. Pocos logran su objetivo, la mayoría son deportados después de meses en los centros de internamiento.

El apadrinamiento permite mantener el amplio trabajo de forma estable en Honduras a lo largo de los años. Hoy a través de 1.655 niños apadrinados se consigue beneficiar a unos 6.300 niños al ser el apoyo comunitario.

El apadrinamiento es un vínculo solidario que permite en todo momento saber cómo y en que, se están beneficiando los niños. Se hace un seguimiento mensual del progreso con los niños y se informa a los padrinos sobre los progresos y actividades que se desarrollan por los niños.

Los padrinos reciben información desde Honduras tres veces al año, incluyendo las notas y trabajos de los niños. Comparte se compromete a mantener informados mediante publicaciones, informes y boletines de todo el trabajo que se está realizando para beneficiar a las comunidades.

Con 18 euros al mes puedes apadrinar a un niño o una niña de Honduras y fortalecer su educación, salud y bienestar. Y evitar que caiga en graves problemas que hagan peligrar su vida.

Cada año mueren 10 periodistas asesinados en Honduras

  • Comparte denuncia la situación de extrema violencia que vive Honduras con ataques habituales a periodistas, profesores, homosexuales, taxistas y defensores de los derechos humanos
  • “Honduras sin miedo” es el lema de esta campaña de sensibilización que promueve la ONG para denunciar la inseguridad y los asesinatos en varios colectivos profesionales

El periodismo en Honduras es una profesión de alto riesgo: cada mes muere un periodista asesinado. Comparte ha presentado un trabajo público de investigación con el objetivo de denunciar la “violencia permanente” que se vive en Honduras desde hace años.

Más de 50 periodistas han sido asesinados en Honduras desde 2010 en una espiral de terror que parece no tener fin: periodistas de radio, televisión, prensa y medios digitales; reporteros, dueños de canales informativos, operadores y locutores, entre otros profesionales de los medios de comunicación.

Sólo entre los años 2014 y 2015 murieron 24. Todo por tratar de ejercer su profesión con honestidad como Marlon Martinez, de tan solo 27 años, un director y locutor de la emisora de radio TopMusic de San Pedro Sula que fue acribillado a balazos en febrero 2016.

“La justicia mira hacia a otro lado” precisa Claudio Lavanchy, director general de Comparte, pues menos de 1 de cada 10 casos tiene sentencia condenatoria. El asesinato de periodistas y comunicadores sociales es sin duda la forma más violenta de vulnerar el derecho a la libertad de expresión. “Sin periodistas un país no puede aspirar a una democracia verdadera” afirma Claudio Lavanchy.

Con frecuencia quien investiga o denuncia temas sensibles como el narcotráfico, la corrupción gubernamental o los conflictos por el control de la tierra, es objeto de amenazas y agresiones, por lo cual la mayoría de los ciudadanos tiene demasiado miedo para reaccionar.

“Nos preocupa extremadamente el caso de Milthon Robles, vicepresidente de la Red de Alertas y Protección a Periodistas y Comunicadores Sociales, pues fue víctima de un atentado fallido el 21 de agosto 2016”, alerta Lavanchy.

En suma, existen varios factores que han conducido al país hondureño a un estado de violencia constante, según fuentes de la Comisión Iberoamericana de los Derechos Humanos (CIDH) “la violencia sobre varios colectivos se ha estructurado en la sociedad”. Desde el año 2000 el país registra más de 60.000 homicidios de todo.

Promover los derechos humanos

Por todo ello Comparte ha lanzado la campaña “Honduras sin miedo” apoyada por Adolfo Perez Esquivel, premio Nobel de la Paz. “Sólo si somos capaces de hacer que la sociedad se implique, podremos atacar la violencia desde la raíz” asegura Claudio Lavanchy.

“En un país donde el 50% de la población tiene menos de 20 años, ponemos todas nuestras fuerzas y nuestro empeño en la educación y la promoción de los derechos humanos para que en Honduras cada niño o niña pueda decir: quiero ser un periodista… Sin miedo”.

ÉCHANOS UNA MANO

Este año la fiesta solidaria UN COP DE MÀ, destinará parte de sus ingresos a uno de los proyectos de la Fundación Comparte en América Latina.

La Séptima Edición de la fiesta solidaria, UN COP DE MÀ (ECHAR UNA MANO), será el próximo domingo, 10 de abril, a las 12.00 horas, en el Parque de Atracciones del Tibidabo-Barcelona.

Esta fiesta, que ya se celebra anualmente desde hace siete años, quiere sensibilizar y concienciar al mundo y especialmente con la involucración de los niños y familias, que existe otra realidad que afecta a millones de niños alrededor del planeta y que juntos, podemos darles un pequeño empujoncito para provocar un mejora en su calidad de vida.

Cada año se suman más participantes a este gran evento que ya en la Edición 2015, atrajo a 5.300 personas. Se espera superar de nuevo todas las expectativas gracias a tantas personas, entidades y celebridades que colaboran con esta iniciativa.

Será una jornada ideal, con grandes sorpresas para niños y familias y para los más aficionados, tendremos a Andrés Iniesta, como padrino.

Los fondos recaudados por el evento irán destinados a diferentes proyectos sociales, entre ellos a una de nuestras prioridades en América Latina, el “Centro de Salud Infantil de San Isidro del Pacayal”. Esta Unidad Comunitaria de Salud, es un pequeño centro, coordinado por voluntarios de la comunidad, que brinda asistencia primaria a la población infantil y a sus madres, en el municipio de San Nicolás (norte de Honduras), en un área montañosa alejada, con 83% de pobreza y sin servicios médicos de salud.

El objetivo que persigue este proyecto, es ofrecer un servicio permanente de atención materno-infantil que permita realizar controles a madres gestantes, y bebés, campañas de vacunación y registro familiar, tratar casos de malnutrición materno-infantil, derivación garantizada de los casos graves al hospital de Santa Bárbara, campañas de salud sexual y reproductiva.

Así mismo, prestar servicios de emergencia de salud a la población en general, mientras se traslada a un centro de salud de atención general y especializada.

El objetivo poblacional de este proyecto es; madres con escasa educación, que no reciben cuidados prenatales ni conocen los cuidados básicos de la salud, por lo que corren riesgo de vida y malnutrición de ellas y sus bebes, niños que padecen desnutrición crónica y  niños menores de 5 años en riesgo de muerte, debido a la falta de cobertura de inmunización, saneamiento, lactancia materna y control de enfermedades.

Para empezar con la edificación y puesta en funcionamiento  de  este centro, que está siendo gestionado a nivel local por nuestra contraparte en Honduras, el Centro Cultural  Hibueras, hemos contado con la ayuda de la Fundación Nuria García, la municipalidad de San Nicolás y la ONG CEPUDO.

Con sus aportaciones será posible cubrir parte de los gastos de la compra de materiales de construcción, mano de obra especializada, transporte de los materiales desde la zona urbana hacia la montaña. Además, se destinará una pequeña partida para capacitación de “seis guardianes de salud” por parte de un enfermero profesional, de tal manera que puedan brindar atención preventiva y curativa especialmente para niños y madres (población más vulnerable). Por último será necesario dotar al centro de material médico básico.

Esperamos que con los fondos recaudados se puedan cubrir los gastos pendientes para poner en marcha y hacer realidad este proyecto tan necesario para poblaciones vulnerables. No podemos permitir que pierdan su derecho a los cuidados esenciales de la salud.

Aprovechamos para agradecer profundamente a la Fundación Real Dreams, por permitirnos participar de este evento.

LOS NIÑOS EMIGRANTES DE LOS QUE NADIE HABLA

Honduras, país centroamericano, registró el año 2013  la tasa de homicidios más alta del mundo, solo superados por los países en guerra. Aunque actualmente, el índice ha descendido ligeramente, sigue siendo uno de los más altos del mundo.

Un país donde los derechos humanos son vulnerados de tal forma, que aquellos que los defienden son perseguidos y sufren represión política o son asesinados. 19 asesinatos diarios y más de 8.000 niños que emigran solos, poniendo su vida en grave peligro, víctimas de la pobreza, la inseguridad y la falta de educación.

Asesinatos, represión, desapariciones, secuestros y agresiones, que se concentran sobretodo, en los más débiles; pueblos indígenas, pobreza extrema, defensores de sus tierras, mujeres, niños y defensores de los derechos humanos y periodistas son las víctimas de redes de tráfico de personas, narcos y crimen organizado.

El último caso es el de la activista medioambiental, Berta Cáceres, asesinada este jueves 03 de marzo. Cáceres,  recibió recientemente el premio Goldman, el máximo reconocimiento mundial al activismo ecologista, al lograr parar al propio Banco Mundial y China, en la construcción de una represa hidroeléctrica que hubiera dejado a muchos pueblos indígenas sin tierras, ni hogar. http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/04/150423_honduras_berta_caceres_am

Según el Global Witness, el país del mundo con más muertes por la defensa de los derechos humanos, también cuenta con los niveles más altos de corrupción, prueba de ello es que en el año 2015, el 80 % de los homicidios quedó en impunidad total.  En muchas ocasiones, según fuentes de la Comisión Interamericana de derechos humanos, CIDH, la policía y el mismo ejército están aliados con el propio crimen organizado, y todo ello, frente a la incompetencia e impasividad del gobierno para hacer frente a tanta inseguridad y exclusión social de grandes sectores poblacionales.

Fruto de esta situación, muchos niños, en busca de una pequeña esperanza hacia una vida mejor, o de abrazar a su madre o familiares ya emigrados a EEUU, inician una peligrosa aventura de 4000 km. Si logran atravesar el Rio Bravo, se enfrentan a un sin fin de peligros en su largo camino; robos, extorsiones, secuestros, abuso sexuales y desapariciones. Solo en el año 2015, más de 300 niños y jóvenes fueron asesinados al llegar a la frontera entre México y EEUU, la zona considerada como la más peligrosa, y más de 3.000 fueron retornados.

Se estima que en el año 2015, cerca de 6.000 niños hondureños en situación desesperada, iniciaron este viaje. Comparte hace un llamamiento al Estado y a la sociedad hondureña para que activen el Sistema Nacional de Protección de Derechos de la infancia establecido en una reforma del Código de la Niñez, aprobada por el Congreso Nacional a finales de 2013.

En la sociedad occidental sería impensable considerar que un niño de 10 años, pueda iniciar este viaje solo, además sabiendo las escasas posibilidades de evitar un desenlace fatal.

Comparte redoblará esfuerzos este año 2016 para evitar esta grave situación de las migraciones forzosas, asumiendo su compromiso de “contribuir activa y efectivamente” para que los niños y adolescentes de Santa Bárbara, vivan seguros y protegidos en sus hogares, en sus escuelas y comunidades”. También es necesario fortalecer la familia, la comunidad y las escuelas para que “cumplan con su papel de protección y apoyo en el bienestar de la niñez y la adolescencia” de Honduras.

Para ello trabajará codo a codo,  con su contraparte en Honduras, la ONG Hibueras, que centra su trabajo en ofrecer una educación integral y desarrollar los mecanismos para que los niños de Santa Bárbara, Honduras, ejerzan su derecho a un desarrollo educativo y cultural y en valores de justicia, paz, solidaridad y convivencia para el bien común.  De esta forma generar un entorno que les cobije, les ofrezca posibilidades reales de desarrollo, les integre y les permita tener voz y voto.

FUNDACIÓN MUTUA MADRILEÑA Y FUNDACIÓN COMPARTE SE UNEN PARA GARANTIZAR EL DERECHO A LA SALUD

El proyecto “Habilitación de sala y servicio de pediatría y atención materno-infantil en centro médico Arada (Santa Bárbara, Honduras)”  presentado por la Fundación Comparte, ha sido seleccionado por la Fundación Mutua Madrileña, en la IV Convocatoria de Ayudas a la Acción Social 2016.

Mutua Madrileña, Comparte y la Ong Hibueras, se alían así con el objetivo de garantizar el cumplimiento progresivo del derecho a la salud, especialmente la de niños y madres, como condición necesaria para mejorar la calidad de vida de poblaciones en extrema pobreza y en condiciones precarias de acceso a la salud.

En  Honduras, país centroamericano empobrecido y con los niveles más altos de delincuencia y pobreza de toda la región, la desigualdad en el cumplimiento de los derechos humanos como la salud, la alimentación, la educación y la vida misma, son problemas que enfrentan en mayor medida mujeres y niñas de pequeñas poblaciones alejadas de centros urbanos.

Los servicios público-sanitarios; hospitales, médicos y medicamentos son muy limitados. En el caso de Santa Bárbara, el hospital más cercano no ofrece una atención completa en salud materno-infantil, ni sexual y reproductiva, por lo que el proceso del parto representa un alto riesgo para la salud y la vida de la mujer y del niño.

La mayoría de estas jóvenes madres no tiene una educación suficiente, ni conocimiento sobre los aspectos nutricionales básicos para ellas o sus hijos, muchas presentan estados de desnutrición, bajo peso y no realizan planificación familiar. Además, al no recibir cuidado prenatal adecuado y una buena alimentación, tienen alto riesgo de dar a luz niños, que durante los primeros 5 años de vida, padecerán afecciones sanitarias. Por otro lado, los neonatos y niños de 1 a 14 años están privados de las atenciones médico-sanitarias y nutricionales, que los niños que nacen en los centros más poblados sí tienen, debido a la existencia de hospitales.

Prueba de ello es que los niños que estudian la educación primaria en estas poblaciones, padecen de forma crónica enfermedades relacionadas con la desnutrición. Requieren de atención médica general y medicamentos básicos, que ayuden a controlar su estado de salud y que logren tener un buen rendimiento en la escuela.

Muchos estudios confirman que la reducción de la mortalidad de niños menores de 5 años se debe al aumento de la cobertura de inmunización, saneamiento, lactancia materna y control de enfermedades.

Gracias a la dotación económica de la Fundación Mutua Madrileña, podrá ser habilitada, acondicionada y equipada, la sala de pediatría y de atención materno-infantil del Centro Médico de Arada y se creará un plan de atención pediátrica y materno-infantil, con la población de la aldea rural de Arada y sus aldeas periféricas.

Para ello, se realizaran pequeñas obras de acondicionamiento, pintura y saneamiento de las nuevas salas de pediatría y atención materno-infantil, se llevará a cabo la compra e instalación de equipos, mobiliario y materiales necesarios y se habilitará el servicio de pediatría y atención materno-infantil. Adicionalmente,  se pondrá en marcha el servicio de estimulación temprana,  hasta ahora inexistente, e identificado por los sanitarios y los técnicos de salud, como muy necesario, ya que a través de esta atención se  promoverá el autocuidado y se lograrán reducir los niveles de incidencia de enfermedades crónicas y desnutrición en niños, mujeres y madres. Los nuevos espacios permitirán que se realicen formaciones grupales, sesiones de atención personalizada y actividades colectivas de sensibilización en materia de salud.

El impulso de  la  F. Mutua Madrileña, para arrancar con este proyecto, es tan necesario como lo será la continuidad del mismo. Con este fin, la Fundación Comparte y la Ong Hibueras, en el terreno, se comprometen a partir de la puesta en marcha del centro, a negociar con las autoridades sanitarias para mantener e incrementar el servicio constituido, ya que el derecho al acceso a la salud, debe ser progresivo y nunca regresivo.

Estamos profundamente agradecidos con la Fundación Mutua Madrileña por el apoyo en este gran proyecto. Deseamos que éste, sea el inicio de una fructuosa relación.

EL NUEVO INSTITUTO HIBUERAS APUESTA POR UNA EDUCACIÓN INTEGRAL Y DE CALIDAD PARA TODOS LOS NIÑOS

El objetivo de esta institución es ofrecer una educación de calidad, introduciendo el inglés como idioma vehicular y hacerlo accesible a todos los niños de Santa Bárbara. La excelencia educativa, que quiere conseguir tendrá una clara orientación al cooperativismo, al arte y la cultura.

Gracias al apoyo de Cáritas y Fundación Comparte se han podido construir las aulas y espacios donde albergar a los niños, niñas y jóvenes. Con el apoyo de la Fundación CEPUDO se han podido equipar los ambientes.

De esta manera, la Fundación Comparte, cumple también con su misión al apoyar este proyecto, y proveer a los niños de la zona de una educación de calidad con profesores altamente formados y motivados para crear un diferencial y ofrecer una alternativa a la enseñanza oficial, con graves deficiencias en infraestructura, material y grado de capacitación del profesorado.

La  visión del Instituto Hibueras es convertirse en una institución reconocida por su excelencia académica, un calificado nivel profesional y el compromiso social con el desarrollo humano e integral de cada individuo. En palabras de Candelario, su director, “esta oferta educativa no está presente en la ciudad y solo así creamos oportunidades reales para todos en igualdad de condiciones”

La oferta está conformada por cuatro ciclos formativos; Educación Pre-escolar, Primaria, Bachillerato y Bachillerato por Madurez. Se abren todos los ciclos para ajustarse al máximo a las necesidades de los diferentes grupos, implementando acciones pedagógicas y comunitarias que apunten al fortalecimiento de unos procesos de enseñanza y aprendizaje, duraderos, sólidos y prácticos.

No siendo ajenos a las dificultades de las familias pobres para pagar la matricula, se ha abierto un área de solicitud de becas. Tanto padrinos/donantes como la aportación de entidades de cooperación internacional hacen posible la matriculación de los niños más vulnerables.

Comparte participó en el Dissabte Solidari

En el sábado 25 de julio estuvimos en la Plaza de la Iglesia en Castelldefels. Participamos en el Dissabte Solidari – Sábado Solidario, organizado por la regiduría del Ayuntamiento. Presentábamos el trabajo que hace el Centro Hibueras en Honduras, vendíamos su artesanía, su comida típica “Catrachas” y teníamos un taller de maquillaje infantil. Fue un día fenomenal con muchas ONGs, buena música y gente simpática. ¡Muchas gracias por venir!

¡Fundación Comparte recibió el premio Casares por la Humanidad!

Ayer recibimos el premio Casares por la Humanidad, es el premio de mayor cuantía con 12.000 euros para la Fundación Comparte. Nuestro proyecto se basa en la construcción de un pozo que asegure el riego en seis hectáreas de huertos en la localidad hondureña de Santa Bárbara. En esta finca se llevarán a cabo formaciones en agricultura ecológica y distribución comunitaria de semillas autóctonas. Este pozo beneficiaría a unas 900 personas de 166 familias. Pero lo más importante es que es un proyecto liderado por las comunidades rurales de desarrollo productivo, comprometido con el medio ambiente y con la sostenibilidad. Enhorabuena Centro Cultural Hibueras!!

II Taller de Periodismo para Jóvenes en el Centro Hibueras de Honduras

Los jóvenes de Santa Bárbara, organizados en Redes de Comunicadores Infantiles y Juveniles continúan su formación sobre periodismo, además tuvieron la oportunidad de platicar y entrevistar a nuestro amigo Claudio Lavanchy actual Director de la Fundación Comparte de España.

La práctica desarrollada en el taller permitió a los jóvenes superar sus nervios y miedos, y desarrollar su expresión verbal y física ante las cámara y el público; ha sido muy positivo porque ha despertado nuevas iniciativas en ellos.

El Centro Cultural Hibueras desarrolla este proyecto dentro del programa de Derechos Humanos y trabaja directamente con los niños/as y jóvenes de ocho municipios de Santa Bárbara, Honduras.