En Chile aún no pueden abrir los jardines infantiles, pero su trabajo sigue adelante.

Chile es el cuarto país latinoamericano más afectado por el COVID-19, solo superado por Brasil, México y Perú. Según la Organización Panamericana de la Salud (www.paho.org) en Chile hasta el mes de julio han fallecido 9.754 personas por el virus y casi superan los 363 mil contagios.

Nuestras compañeras de la Fundación CEPAS nos informan que en su entorno hay más de 1300 personas contagiadas, aún están en cuarentena y partir del 10 de agosto de 2020 se establecerá un cordón sanitario en la comuna, que es algo parecido a un confinamiento localizado. Algo que en España nos está empezando a inquietar, sobre todo por el inminente regreso al cole.

Gracias la enorme solidaridad de nuestras madrinas, padrinos, amigas y amigos a través de la campaña #CuarentenaSolidaria realizada por Fundación Comparte entre abril y junio, donde la Fundación CEPAS ha sido una de las 7 ONG latinoamericanas beneficiarias, se ha logrado repartir alimentos a 50 familias.

Las ollas comunitarias

Los jueves se están repartiendo 250 raciones de alimentos gracias las denominadas “ollas comunitarias” o comedores sociales, donde participan familias enteras que han visto agravada su situación económica como consecuencia del impacto del COVID-19 por despidos masivos y una ausencia de ayudas sociales por parte del Gobierno Chileno.

En Chile aún no podemos abrir los jardines infantiles, pero nuestro trabajo sigue adelante gracias al enorme esfuerzo de nuestras maestras que semanalmente preparan, envían y comparten contenido educativo y de acompañamiento emocional para las niñas, los niños y sus familias. A través de su página de Facebook  invitamos a explorar este contenido, que incluye cuenta cuentos, material de lectura infantil y música.

Seguiremos informando.
El equipo de Comparte.

 

¿Te gustaría conocer todos nuestros proyectos en América Latina?

Pregúntanos lo que quieras: