ELENA ALDECOA – www.fabretto.org

Durante los últimos 60 años, Fabretto ha implementado sus programas educativos en las zonas de Managua, Estelí, Madriz, Nueva Segovia y Rivas en la costa del Pacífico de Nicaragua (conoce más sobre nuestros centros). Para Fabretto, cada nueva zona de intervención siempre ha sido causa de celebración, pero replicar nuestros programas en la costa Atlántica ha sido un sueño hecho realidad.

La Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS), una de las zonas más vulnerables y poco conocidas en Nicaragua, es el nuevo reto de Fabretto. A través del proyecto “Fortaleciendo BASES para una Educación Sostenible,” financiado por USAID, más de 5.000 niños, niñas y jóvenes serán beneficiados por nuestros programas de educación.

A pesar que la RACCS y la RAAN, su vecina al norte, constituyen la mitad del territorio de Nicaragua, únicamente el 13% de la población habita en ellas.* Las comunidades de este territorio se encuentran muy dispersas y muy pocas tienen energía eléctrica y agua corriente. Además, el acceso a los servicios como hospitales y escuelas públicas es muy limitado. La pobreza afecta a un 68,8% de la población de la Costa Caribe, un 10% más alto que la media nacional.

La RACCS tiene una rica diversidad étnica y lingüística que contrasta con la región de la costa Pacífica, donde el 96% de la población es mestiza. La población de la RACCS está constituida por afro descendientes y mestizos, quienes se comunican principalmente en inglés criollo y español, respectivamente. Además, existen cuatro poblaciones indígenas con costumbres muy arraigadas; El Rama, Los Garifonas, Mayagnas y los pueblos Miskitos, muchos de los cuales hablan dialectos indígenas.

La Costa Caribe tiene la tasa más alta de deserción escolar en todo el país; el 55% de los jóvenes entre 15 y 24 años deja la escuela antes de terminar cuarto grado. Además, sólo dos de cada diez jóvenes estudian educación secundaria y son pocos los que logran graduarse. En muchas áreas de la RACCS, las escuelas públicas se encuentran muy alejadas, limitando aun más el acceso a educación para los jóvenes y niños. Nuestros programas responden directamente a la necesidad de una educación de calidad en la RACCS.

El 63% de la población de la RACCS son jóvenes menores de 24 años, como parte del 55% de la media nacional. Un estudio realizado por USAID en 2012 reveló que todos los jóvenes de esta región están en riesgo. El consumo de drogas, el alcohol, el crimen organizado, la violencia intrafamiliar y la delincuencia son algunos de los problemas con los que tienen que vivir estos jóvenes. En este contexto, los programas de educación de calidad mantienen a los jóvenes en la escuela y les preparan para aprovechar las oportunidades económicas que pueden marcar la diferencia en su vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies