FUNDACIÓN MUTUA MADRILEÑA Y FUNDACIÓN COMPARTE SE UNEN PARA GARANTIZAR EL DERECHO A LA SALUD

El proyecto “Habilitación de sala y servicio de pediatría y atención materno-infantil en centro médico Arada (Santa Bárbara, Honduras)”  presentado por la Fundación Comparte, ha sido seleccionado por la Fundación Mutua Madrileña, en la IV Convocatoria de Ayudas a la Acción Social 2016.

Mutua Madrileña, Comparte y la Ong Hibueras, se alían así con el objetivo de garantizar el cumplimiento progresivo del derecho a la salud, especialmente la de niños y madres, como condición necesaria para mejorar la calidad de vida de poblaciones en extrema pobreza y en condiciones precarias de acceso a la salud.

En  Honduras, país centroamericano empobrecido y con los niveles más altos de delincuencia y pobreza de toda la región, la desigualdad en el cumplimiento de los derechos humanos como la salud, la alimentación, la educación y la vida misma, son problemas que enfrentan en mayor medida mujeres y niñas de pequeñas poblaciones alejadas de centros urbanos.

Los servicios público-sanitarios; hospitales, médicos y medicamentos son muy limitados. En el caso de Santa Bárbara, el hospital más cercano no ofrece una atención completa en salud materno-infantil, ni sexual y reproductiva, por lo que el proceso del parto representa un alto riesgo para la salud y la vida de la mujer y del niño.

La mayoría de estas jóvenes madres no tiene una educación suficiente, ni conocimiento sobre los aspectos nutricionales básicos para ellas o sus hijos, muchas presentan estados de desnutrición, bajo peso y no realizan planificación familiar. Además, al no recibir cuidado prenatal adecuado y una buena alimentación, tienen alto riesgo de dar a luz niños, que durante los primeros 5 años de vida, padecerán afecciones sanitarias. Por otro lado, los neonatos y niños de 1 a 14 años están privados de las atenciones médico-sanitarias y nutricionales, que los niños que nacen en los centros más poblados sí tienen, debido a la existencia de hospitales.

Prueba de ello es que los niños que estudian la educación primaria en estas poblaciones, padecen de forma crónica enfermedades relacionadas con la desnutrición. Requieren de atención médica general y medicamentos básicos, que ayuden a controlar su estado de salud y que logren tener un buen rendimiento en la escuela.

Muchos estudios confirman que la reducción de la mortalidad de niños menores de 5 años se debe al aumento de la cobertura de inmunización, saneamiento, lactancia materna y control de enfermedades.

Gracias a la dotación económica de la Fundación Mutua Madrileña, podrá ser habilitada, acondicionada y equipada, la sala de pediatría y de atención materno-infantil del Centro Médico de Arada y se creará un plan de atención pediátrica y materno-infantil, con la población de la aldea rural de Arada y sus aldeas periféricas.

Para ello, se realizaran pequeñas obras de acondicionamiento, pintura y saneamiento de las nuevas salas de pediatría y atención materno-infantil, se llevará a cabo la compra e instalación de equipos, mobiliario y materiales necesarios y se habilitará el servicio de pediatría y atención materno-infantil. Adicionalmente,  se pondrá en marcha el servicio de estimulación temprana,  hasta ahora inexistente, e identificado por los sanitarios y los técnicos de salud, como muy necesario, ya que a través de esta atención se  promoverá el autocuidado y se lograrán reducir los niveles de incidencia de enfermedades crónicas y desnutrición en niños, mujeres y madres. Los nuevos espacios permitirán que se realicen formaciones grupales, sesiones de atención personalizada y actividades colectivas de sensibilización en materia de salud.

El impulso de  la  F. Mutua Madrileña, para arrancar con este proyecto, es tan necesario como lo será la continuidad del mismo. Con este fin, la Fundación Comparte y la Ong Hibueras, en el terreno, se comprometen a partir de la puesta en marcha del centro, a negociar con las autoridades sanitarias para mantener e incrementar el servicio constituido, ya que el derecho al acceso a la salud, debe ser progresivo y nunca regresivo.

Estamos profundamente agradecidos con la Fundación Mutua Madrileña por el apoyo en este gran proyecto. Deseamos que éste, sea el inicio de una fructuosa relación.