933026227 info@comparte.org

Los niños y niñas con discapacidad son las víctimas olvidadas del COVID19. Durante meses no han podido beneficiarse de las terapias que les permiten crecer y tener una vida digna

Durante meses no han podido beneficiarse de las terapias que les permiten crecer y tener una vida digna. Nuestros compañeros de CEPAS, en Chile, trabajan con profesionales y materiales terapéuticos para que los más pequeños avancen en sus terapias cada día. Gracias a que el año escolar en Chile empezó el 1 de marzo, todos los jardines están preparados para recibir a los niños y realizar las terapias. Todas las educadoras ya están vacunadas. Las familias son conscientes de la necesidad de que sus niños reciban tratamiento y han firmado una autorización para que las profesionales entren en las casas a realizar las terapias necesarias. Ahora solo falta garantizar que los programas personalizados de cada niño y niña se puedan financiar. Por eso desde Comparte hemos lanzado un llamamiento a través de www.dona.comparte.org para que los niños y niñas sigan siendo atendidos de forma presencial las horas que lo necesiten ¿te animas a ser parte del proyecto?

La terapia es un tesoro, un tesoro que las niñas y niños tienen derecho a disfrutar. No podemos permitir que la pandemia robe a los más pequeños este gran regalo. Tu participación es básica para su desarrollo y para la tranquilidad de las familias que reciben el apoyo de los profesionales de CEPAS. El programa necesita financiación para atender a 70 niños y niñas de forma presencial. La contratación de personal especializado y la compra de material terapéutico lo hace posible. 

1 de hora de atención significa: 

  • Una visita domiciliaria semanal de kinesiólogo/a, educador/a diferencial, trabajador/a social y psicólogo/a. 
  • Manejo de sus cuerpos. 
  • Educación a las familias.
  • Aprender a comer solos y a utilizar las manos de forma independiente. 
  • Generar sentimiento de inclusión y empoderamiento. 
  • Apoyo para aprender a caminar, comunicarse y potenciar diferentes habilidades. 
  • Aprendizaje de nuevas habilidades sociales. 
  • Creación del vínculo afectivo con las familias. 
  • Acondicionar espacios y creación y uso de materiales terapéuticos y lúdicos en casa. 

En definitiva, 1 hora significa garantizar las necesidades educativas especiales en jardines y casas.

Seguiremos informando.
El equipo de Comparte.

Pregúntanos lo que quieras: